Yo no te voy a tratar de tullido mental prometiéndote 5 cifras al mes en 2 semanas.

No, para nada. Eso se lo dejo a ciertos payasos de este nuestro circo online. Lo que sí te prometo es que te voy a dar contenido, tanto gratis como de pago, que sí te va a acercar a eso (siempre que te lo curres, claro. No es fácil, pero sí muy sencillo)

En fin, empiezo.
Soy Xavi. Xavi Nogueres.

Diseñador digital y, ahora, emprendedor.

Bueno, ahora no. En 2020.
En 2020 decidí nacer de nuevo.

Vivía por inercia. Iba al trabajo a calentar una silla y no entendía por qué.
Teniendo que tragarme retenciones de tráfico, mojarme yendo en moto o parecer una puta anchoa enlatada si cogía el transporte público en esas horas pu(n)ta.
Cargado con mochilas, con tápers.

Tenía una mentalidad adoctrinada, o sea, pobre.
Muchos hábitos malos y, los pocos que tenía buenos, los perdí por la pandemia, como el hacer deporte y comer bien, echando a perder mi físico y pasar a comer basura.

Todo estaba mal. Todo.

TO-DO.

Panza. Malos hábitos. Deudas. Etorno.


O teniendo coche y moto y comprando, de vez en cuando, ropa para lucir algún logo interesante.

Pero, aún así, sentirte vacío.

Sentirte esclavo de un calendario. Vivir de viernes tarde a domingo al mediodía para morir de lunes a viernes.

Harto de oír cosas raras como “es lo que hay”, “de algo hay que vivir”, “estoy de lunes”, “ánimos que ya es juernes”, “cuando es el próximo puente?”

Y un sinfín de cosas más.

Decidí dejar el zulo lleno de esporas mohosas y casi inhabitable donde vivía y la seguridad de un ingreso recurrente.

Me lancé.
Sin ahorros (gracias a la tremenda educación financiera que te da el colegio y demás)

Empecé a leer.
A desarrollarme personalmente.
A escuchar a los que tienen lo que yo quiero.
A escuchar a la gente que sí tiene mucha masa encefálica operativa en la cabeza.

A cambiar esos hábitos.
A hacer lo que pocos están dispuestos a hacer.

Y, poco a poco, lo entendí.

Entendí que existe una especie de realidad paralela fuera del sistema.
Fuera de esta Matrix.

Para dejar de ser borrego y convertirte en cabra.

Afronté miedos.
Crecí.
Aprendí.
Dejé de escuchar a los que no han logrado nada en la vida y aún así se dan el lujo de aconsejar.


Desde entonces me han pasado muchas cosas como diseñador.
Muchas.

Cosas que nunca pensé que pasarían:

· Ingresar un dinero que nunca pensé que ganaría

· Recibir premios digitales y propuestas indecentes de Domestika

· Conocer personas que jamás pensé que conocería

· Que me invitaran, un par de noches, a cenar a Londres

· Vivir en un ático frente al mar. A los 6 meses, a un dúplex nuevo de 125m2, con piscina y gimnasio

· Ayudar y mentorizar a personas que jamás pensé que pasaría a ser mi vida. Mi felicidad más plena. Mi propósito.

Mi ikigai.


Bien, acabo.
Pues a eso te enseñaré por aquí.

A que si, al igual que yo, tu idea es vivir del diseño o de tu emprendimiento digital, te arroje un poco más de luz en el oscuro camino gracias a mis 10 años de experiencia en el sector.

En el email que recibirás nada más apuntarte, te revelaré más cosas. La principal? Que voy con la verdad por delante. No necesito tu dinero y por eso solo quiero gente a la que se merezca que la ayuden y esté 100% comprometida a querer mejorar y ganar.

Así que eso, mon ami.
Vas a tener que currar y hacer ciertas cosas alejadas a tocarse el higo en el sofá antes.

Qué más leerás?
La pasta que me ha llegado a entrar (no es importante, ya lo entenderás, pero sí es cierto que es un medidor importante para creer a alguien o no).

Los proyectos que he hecho y para quién.



Y, lo mejor:

Qué puedes hacer tú para lograr esa libertad, ese progreso y construir ese nuevo yo (o tu nuevo tú, ya me entiendes) y empezar a remar hacia la vida que quieres tú, no la que ellos quieren que tengas.

Algún que otro recurso gratuito para que puedas empezar YA, también.

Es por abajo.